Nuestra

Imagen

Hay una muchedumbre que te espera, una multitud que vive la ansiedad de tu llegada. Eres perfecta sintonía de corazones que rebozan sangre lila; una flor, un incensario que despierta, un cartabón que nos acaricia el hombro al señalar el alto, eres la agonía de una cuenta de tiempo al revés, acercándonos cada vez más a la explosión de color y olor que nos regalas cada año.   Eres un sol que calcina, el olor del corozo, del nardo y del trébol, un chubasco que nos sorprende, una alfombra que se tiende a los pies de El Señor; eres el sabor de la sazón criolla, un súchiles en fraternal tertulia o un reparador chinchivir de receta casi mítica; eres el sonido de la matraca que llama al silencio y la sonora presencia de las marchas.

Eres la felicidad manifiesta en los rostros de los cucuruchos, estás en la conversación en los atrios y en la nostalgia del hijo tuyo que está lejos. Eres Cuaresma, la ocasión del encuentro y reencuentro de los amigos que comparten lo mismo, cada año igual y sin embargo cada año distinto; cucuruchos todos que a pesar de las diferencias y distintos uniformes, nos une el sentimiento único de ancestral celebración…  eres simplemente nuestra

Anuncios

2 thoughts on “Nuestra

  1. Sí, Cuaresma, sos nuestra, porque brotás espontánea de las propias raíces de nuestra sangre, porque sos un preciado regalo que El Señor nos dejó, para ayudarnos a preparar sus caminos, rellenando barrancos y aplanando montañas; sos el claro ejemplo que Él nos dio al retirarse ésos 40 días al desierto, enseñándonos cómo resistir la tentación armados de su palabra. Sos muchas veces, cuando tantas dudas nos asaltan y éste mundo secularizado amenaza con paganizarnos, la fuerte razón que tenemos para mantenernos firmes en la unidad de fé de la Iglesia, unidad de doctrina, unidad de jerarquía, de sacramentos, de tradición apostólica…. Sos nuestra, e indistintamente del apostolado particular, o de nuestra función en el cuerpo místico de Cristo: La Iglesia, sos la condición “Sine qua non”, que nosotros los cucuruchos compartimos, para estar más íntimamente pegaditos a Jesús, aferrados a su mano y a la de su Santísima Madre, cual niños pequeños que sólo así nos sentimos seguros y sin miedo… Cómo pensar en irme de casa si no tendría después, la cara de reclamar mi privilegio de cargar y acompañar a Jesús y a La Madre Santísima en la próxima cuaresma!??
    Por eso y tantas otras razones, seguirás siendo nuestra y agradecemos al Rey de Reyes y Señor de Señores, cuyo nombre está sobre todo nombre y ante quien toda rodilla se doble en el cielo, la tierra y los abismos, que nos bendiga con el honor de heredarte a los hijos de los hijos de nuestros hijos, hasta que Él así lo disponga; y así reunirnos todos en la casa del Padre, para compartir la herencia que nos corresponde como hijos. Seamos merecedores de ella, mientras tenemos la oportunidad de reunir los méritos en nuestro caminar por ésta vida terrenal; y en las filas! Durante Nuestra querida Cuaresma, no faltaba más!

    VAMOS SEÑORES…!!!

  2. Y la jacaranda ya empezó a aparecer… ya hay calles con pequeñas alfombras… poco nos queda… aguante cucurucho!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s