cansado….

Imagen

Este es un post que lleva varios meses en mi cabeza y en mi corazón. Hoy se los comparto…

A veces pienso que debo retirarme de las procesiones, que debo colgar el capirote y dejar que sean otros –mas jóvenes, mas entusiastas – los que acompañen a Jesús en sus procesiones. Esta forma de pensar me asalta cuando me siento cansado de estar cansado; cuando me decepciono de algo que sucede en un cortejo, cuando los argumentos de novedades que transgreden la tradición son aceptados por la mayoría como si cualquier cambio estuviera bien. Me abruma la manera en que la explosión demográfica de cucuruchos ha causado una merma en el conocer lo que se está haciendo y entender porque lo hacemos; me cansa el ver muchachas con casco y paletina en pleno jueves santo, me aturde ver cucuruchos tirados en el quicio de la puerta, durmiendo y descansando, pero dando una imagen deplorable; me afecta ver el desorden en las procesiones, el irrespeto y la falta de silencio; me molestan los gritos de los vendedores, las campanas de heladeros y los bocinazos de los carros vende pizza, justo en el crucero en que Jesús hace su cambio de turno. Me cansa estar cansado de tanta cosa absurda que se ve en filas, de tanta innovación casi ridícula; me molesta que las procesiones hayan pasado de ser un asunto particular, de devoción familiar y de un circulo muy cercano de amigos a ser una grave situación de masas, en donde el mensaje, la reflexión y ese momento con Él, es cada vez mas difícil de encontrar.

Pero entonces, es cuando mis hijos ponen marchas fúnebres, mi pequeña sobrina me enseña su nueva madrileña blanca, mis otros sobrinos me empujan a las filas y el más joven de ellos me llama para decirme que acaba de dar el alto y me doy cuenta que vale la pena, que mientras en filas haya un pequeño brote de genuina devoción, mientras lo absurdo en un cortejo no opaque la esencia del mismo, mientras hayan cucuruchos como mis buenos amigos de filas, no hay motivo para estar cansado. Es cuando una vez mas y cada año decido postergar el retiro, hasta que Él decida descartarme en definitiva de las filas.  A veces me siento cansado de estar cansado, me asalta la decepción y me abruma el calibre de los cortejos. Una marcha, un abrazo cucurucho, la esperanza hecha niños y niñas y la devoción de los amigos me regresan a la incomparable trascendencia de la Semana Santa.

Esa motivación sin embargo, no me alcanza para intentar acompañar procesiones fuera del tiempo cuaresmal; antes lo hice y creo que es momento de detenerme y meditar. Así que allí me verán, esperando en la acera a Jesús, caminando un par de cuadras con Él por el lado de la calle, saliendo a su encuentro una y dos veces y yendo –como no- atrasito de Jesús y muy cerca de la banda; y quien sabe, porque solo Él es dueño de nuestras cosas y decisiones que de vez en cuando me vean también esperando el anda, formado en el turno

Esta determinación que quise compartirles hoy, es a lo mejor la primera señal de que voy a empezar a caminar menos en los cortejos, pero también es un intento  de caminar mejor; no dejo de ser cucurucho, simplemente a veces me siento cansado de estar cansado y eso, por supuesto,  no tiene nada que ver con el amor y la devoción que tengo y tendré por siempre a las  devociones cuaresmales de Guatemala. No me retiro, simplemente decido variar mi quehacer cucurucho. Si es la voluntad del Buen Dios, habrá muchos Semanas Santas para ir con Él. Mientras tanto, amigos todos, nos vemos por allí….

Anuncios

12 thoughts on “cansado….

  1. …A 68 días del próximo Miércoles de Ceniza, para algunos de nosotros la dulce desesperación toma mayor fuerza en estos últimos días del año, esperando con ansias tan grandes el próximo Miércoles de Ceniza de 2013. Amigos todos, a mis 32 años de edad, en algunas ocasiones he pensado equivocadamente que tengo mucho que contar sobre la Cuaresma y Semana Santa, que han sido el eje central de toda actividad familiar. Todo pasa antes o después de Semana Santa en nuestra familia, se pinta la casa, se hacen reparaciones y mejoras, se nota un movimiento más fuerte en casa que en cualquier época del año, incluso mayor que en Navidad, pero principalmente aprendimos a prepararnos para la Gloriosa Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo. Yo también he sido testigo de atrocidades dentro del seno de Hermandades, yo vi, escuché y presencie el actuar de un miembro de una hermandad que aseguraba que se desquitaría de un tal fulano, metiéndole un sapo en el estómago, y que el trabajo lo haría un brujo en Ciudad Vieja, aquí en la Antigua Guatemala, vi también como un miembro de Junta Directiva llegó tarde a toda actividad programada por la Hermandad, y hasta el mismo Jueves Santo llegó casi dos horas después de haber salido el Nazareno correspondiéndole turno de banderín en la salida, siendo éste de suma importancia en la organización inicial del cortejo. Vi pérdidas de dinero, y vi cómo unas personas nos acusaban de gastar el dinero de la hermandad sin control, cuando de nuestra bolsa salió muchas veces para ajustar materiales, flores, velas, etcétera y al igual que muchos que lean este post, sabrán que se hace con el más grande amor del mundo y que lo que todos digan no importa, porque el Jueves Santo ver al Nazareno bellísimo e imponente por las calles, el corazón late más fuerte, no se logran contener mas las lágrimas, ni controlar la respiración y uno mismo termina de quebrase cuando en la acera está la ancianita que recuerda a nuestra madre o abuelita con las manos entrelazadas pidiendo por sus hijos y su familia y se logra escuchar sin querer, la han abandonado…. Se quiebra uno por completo de alegría, ese sentirse pleno y el hombre más feliz de este mundo porque mi Jesucito está en la calle, y se espera que ese día termine jamás… nunca. Vi, como un hombre entregó sus mayores esfuerzos por engrandecer el nombre de Jesús Sacramentado a través de la imagen de su devoción y luego morir, y no ser reconocido en lo más mínimo… Me hago a las filas nuevamente, como un cucurucho penitente, sin uniforme de la hermandad, de camisa de vestir de manga larga, pantalón oscuro, zapatos muy bien lustrados, nunca he tenido mayor cuidado al planchar una prenda de vestir como mi túnica… la mera mera…. la morada y negra… claro… si estoy de fiesta, y… ¿Quién no va muy bien trajeado a una fiesta? Uno aprovecha para hacer las meditaciones que ustedes Mario y Carlitos comentan aquí, pero el sentido de pertenencia hacia la imagen de devoción me hace estar nuevamente en filas cada año, de hecho, desde el momento en que hace su ingreso al templo, el cucurucho ya espera el próximo Jueves Santo. Yo trato de fijarme en todo lo que me permita el tiempo que tengo disponible cuando no contemplo a mi Nazareno en sus andas…. Saludo aquel gran amigo que va en la fila del frente, de quien esperaría el mismo abrazo cuaresmal del año pasado, pero resulta que esta vez únicamente asiente con su cabeza, se da la vuelta y se incorpora nuevamente a filas… sigue caminando…. Ya no se observa aquel anciano tan solitario que cada año caminaba más lento… Ya no se ve aquel niño feliz y contento con su cartulina de aspirante al pecho de todos los años… y tampoco están aquellas personas que parecían venir de muy lejos año con año y que ponían a su pareja de hijitos sobre el carro para alcanzar ver a Jesús al pasar. Pareciera que de verdad todo cansa, todo con el tiempo cambia. Y muchos de nosotros, en medio de la juventud y la adultez tomamos y renovamos nuevas fuerza cada año porque hemos observado a personas como usted Mario, como usted Carlitos, y muchos buenos cucuruchos más que gracias a Dios se multiplican… no se extinguen , ustedes fueron quienes provocaron que aquel amigo ya no nos diera el abrazo cuando lo encontramos, ustedes provocaron que aquel ancianito solitario no se viera mas en las filas, si les parece poco, también provocaron que aquel niño ya no porte mas su cartulina de aspirante en el cortejo, y más aún, provocaron también que aquella familia no estuviera más en la esquina con sus niños sobre el carro viendo a Jesús…. Porque todos ellos, al igual que yo, hemos observado cucuruchos como ustedes, hemos aprendido con su comportamiento en el cortejo, y eso lo único que ha provocado es…. que aquel amigo no nos saludara de abrazo cuando lo vimos… porque al voltear y continuar su recorrido en las filas, entre sus manos enguantadas de blanco puro que escondía tras de sí, había un rosario apretando el sexto ave maría del segundo misterio de la luz, el ancianito ya no va mas sólo en el cortejo, porque este año sus hijos y sus nietos le pidieron incensar al nazareno y va tan feliz, que parece uno más de ellos, el niño ya no porta su cartulina de aspirante, este año creció lo suficiente para cargar en la “procesión grande” y como bienvenida, el Nazareno le concede el turno de la Bendición en el puente al entrar a la Antigua, allí, cerquita de la Escuela de Cristo como diciéndole… “Hijito, déjame abrazarte con mi andas, Bienvenido a tu casa….”, al contrario del anciano que se siente niño, este niño se siente un hombre grande y robusto… y por supuesto, la familia de la esquina, este año decidió que nuevamente vendrían desde lejos pero a diferencia de otros años, el varón caminaría con papá vestido de morado y la nena lo haría con mamá vestida de colores oscuros acompañando a la Madre Dolorosa… cumplirán lo ofrecido por el favor que pidieron a Jesús Nazareno y recibieron…. Ellos, viéndolos a ustedes, ahora caminan mejor…. lo hacen más… y lo hacen mejor. Yo también quiero al igual que ustedes buenos cucuruchos, cambiar el efecto Mozzart por el efecto Marchas Fúnebres cuando mis hijos estén en el vientre de su cucurucha mamá… quiero cambiar la canción de cuna por “Una Lágrima” o por “La Sullevatzione di Cristo”, hacer mi nacimiento con “El disco que compramos el Quinto Viernes” y cambiar cualquier otro género musical del año, por “Mis Marchas”. Mario, usted no se puede cansar, podrá el cuerpo, pero nunca el espíritu, habremos muchos, incluso otros por nacer, que tenemos mucho que aprender de usted. Me hago parte de esas palabras: Un amigo cucurucho que no conocès te quiere recomendar algo tambièn: cuando te sintàs cansado y triste, imaginate de morado, con tu turno en el pecho, parado “en una esquina”; y cuando sintàs que ya no llegàs hasta la entrada, repitamos juntos una y otra vez: Vamos Señores!

  2. A mi muy particular forma de pensar creo que con el tiempo ya solo quedaremos los que vivimos el boom de la semana santa en los 90 y que ahora ya recapacitamos más y vivimos de otra manera la misma

  3. Juan: Lo que tuviste a bien compartir no es de ahora. Tambièn pertenecì a una Hermandad en mi juventud, a inicios de los 90’s. Recuerdo muy bien que cuando lleguè, puro “pollo comprado”, pensè encontrar algo diferente. En nuestras casas se nos enseña respeto. Pero en èste caso me propuse ser el doble de respetuoso que lo que se me habìa inculcado; toda vez que las personas a las que tratarìa, eran muy dignas y educadas. Habìa visto el garbo y prestacia con que se conducìan durante el cortejo fùnebre del Viernesanto….
    Somos hombres. Y vivimos en el mundo. El hombre (no la humanidad) y màs el latinoamericano, tiene cierta tendencia a comportarse de forma soez, màs aùn en grupo. Quizà es una forma tonta de ser parte de la “manada” o algo asi… El caso es que si bien lo ves normal en el colegio o instituto, o en la “U”, o en el chance…; PARA NADA es agradable verlo en una “Hermandad”. Peor aùn: no sòlo palabras y chistes vulgares, incluso mientras armàbamos el anda que portarìa el sagrado trono funerario; vì borracheras despuès de la entrada de nuestra Madre el Sàbado de Gloria, relaciones ilìcitas (me comprendes), “chupivios” “navideños!??”…. No creas, tambièn me desilusionò profundamente ver el estandarte de nuestra “hermandad” en un rincòn, mientras en la mesa el rey era el gordo de botràn y la reina era la gallo en litro…
    Que tristeza ver a mis compañeros fumando en el atrio a media Vigilia Pascual!
    Ah Juan…! Tantas otras cosas que no vienen al caso y me imagino que tambièn has visto…
    Pero acà es donde hay que hacer algunas reflexiones: Nuestro Señor eligiò a 12, y entre ellos hubo un traidor. La infinita Sabidurìa no se equivoca, pero hay libre albedrìo…. Lutero, Calvino, Zuinglio: grandes pensadores, preparados; pero les faltò humildad! Fueron soberbios y cobardes: se separaron de la Iglesia. San Francisco tambièn viò a La Iglesia resquebrajada, en trance de hundirse, pero se decidiò a quedarse y pelear desde dentro. Con Èl, San Ignacio de Loyola, San Agustìn (gran pecador converso). Ellos vieron la decadencia y el papado usurpado por los Borgia (…y te aseguro que TNT se queda corto) pero confiaron siempre en El Señor y lucharon por su Iglesia. Recordas lo que les mandò a decir Sampablo a los habitantes de Corinto? Corinto, como todo puerto; donde converge gente de todos lados, era una amalgama de los malos vicios de varias culturas, todas ellas PAGANAS! Resulta que la Cena del Señor (la Misa de los primeros Cristianos) degeneraba en borracheras, pues tomaban màs vino de la cuenta…. Hay tantos ejemplos pero no hay que abusar del espacio. Sòlo algo màs: El Señor dijo que fuèramos la luz y la sal del mundo. No lo sugiriò; lo ordenò! Encargò ademàs que lo buscàsemos en el sacramento de la Eucaristìa y tambièn fuè una orden. Refirièndose a Èl mismo como el “Pan de Vida”. Buscalo allì y hallaràs fuerza! Asimismo en su palabra. La palabra de Dios es como espada de doble filo, que penetra hasta lo profundo del alma. El Verbo hecho carne se defendiò del mismìsimo enemigo en el desierto, armado con la palabra.
    El enemigo es furtivo y solapado (como serpiente), fuerte (tiene garras como de oso), hace daño (tiene dientes de leòn), es inteligente (7 cabezas), poderoso (y una corona de oro en cada cabeza), tentador (con su cola hace caer la 3a. parte de las estrellas)…., pero èste enemigo ha sido vencido en el Calvario! Cuando tengàs otra crisis espititual, agarrate fuerte, como niño pequeño, de la mano del vencedor de la muerte. Y con la otra mano, de su Santìsima Madre. Cuando mirès cosas feas, en la vida, el trabajo, el estudio, la Iglesia: Dà vos el ejemplo (Luz del mundo). Tenè por seguro que la Roma pagana de Sampablo, era con mucho, màs que un chiste soez dentro de una “hermandad”. Y date cuenta que por cada diez que estèn fumando en el atrio, habrà un viejito hacièndo oraciòn ante el Santìsimo (…ah! Y un joven: VOS!!!)
    Jesùs dijo que acudàs a Èl cuando estès triste y agobiado, porque te va a dar alivio.
    Un amigo cucurucho que no conocès te quiere recomendar algo tambièn: cuando te sintàs cansado y triste, imaginate de morado, con tu turno en el pecho, parado “en una esquina”; y cuando sintàs que ya no llegàs hasta la entrada, repitamos juntos una y otra vez: Vamos Señores!
    Ànimo. Que Nuestro Señor te bendiga y Nuestra Santìsima Madre ruegue por vos!

    VAMOS SEÑORES!!!!

  4. Soy un niño comparado a lo que habrán caminado ustedes… Pero creo (de asentir, no suponer), lo que dice Mario. Comencé como cucurucho de la mano de mi padrino, que empezó a cargar en los 80’s. Trató siempre de enseñarme la verdadera esencia, que hoy está oculta (o apagada) por tanta apariencias y cambios sin sentido a veces. A pesar de no pasar de 30, siento que los cortejos han cambiado mucho. Pertenecí a una hermandad, y tuve la oportunidad de observar como algo tan especial, ahora para muchos es algo tan banal que hasta se presta a chistes (no de lo más agradables muchas veces). Por el trabajo que desempeñamos ambos, caminamos menos por el poco tiempo que nos lo permite, pero tratamos de compensar el tiempo con la calidad que lo hacemos.
    Anduve con una crisis espiritual recientemente, y creáme, eso afecta mucho. Incluso estoy pensando en dejar de cargar, y reanima ver un artículo (escrito por un cucurucho, tratando sobre la semana Santa) que rebosa de sensatez. Pero bueno… eso es otro tema
    Casi lo olvido… La esperanza, la verdadera fe, la devoción genuina (no solo de niños, sino de muchas más personas que quedan anónimas para la gran masa de cargadores), no deben perderse por los malos ejemplos de algunos.
    Saludos y bendiciones para los que leen este blog, y en especial para su redactor…

  5. ….hace algunos años ya, aún joven; en los intempestivos inicios del selecto cuerpo de banda en Sambartolo, con los timbales, gongs, lira…, la exquisitez de la ejecución y marchas que no conocíamos, un programa estructurado de las mismas, de acuerdo a la longitud de la cuadra y a la ubicación del turno, lo que contrastaba grandemente con lo que estábamos acostumbrados en La Antigua: marchas tocadas de oído y más que ejecutadas PERPETRADAS, (como diría Mafalda), un programa errático y al capricho (éso cuando éste existía), por no hablar de aquellos desagradables “trompetazos”…, alguien, quien sabía de mi gusto por las marchas fúnebres, me regaló un CD, (el primero que tuve de marchas, pues las hermandades nisiquiera grababan sus conciertos, y cuando empezó a hacerlo Sambartolo en La Antigua, fueron Cassettes). Éste disco, que aún conservo, era un “remasterizado” del acetato original, grabado en los 50’s. Al escuchar las marchas, a mi erróneo juicio tan apagadas, cuasi un lamento, tan cadentes, tan tristes…, me levanté para apagar el equipo de sonido; pero mi padre, que sin darme cuenta, había dejado de leer su periódico, me detuvo y me dijo con un aire de autoridad a la vez que nostálgico, mientras levantaba su índice: “Así sonaban antes las marchas!” “Me retrocediste muchos años patojo! Antes había más recogimiento en filas, todos caminaban en silencio y con respeto; no se hablaba ni se hacía desorden, no nos desfilábamos…, hasta la banda ejecutaba con respeto y sin ésa estridencia de ahora…” Sería largo escribir todo lo que me dijo, pero se lo imaginarán! Únicamente le escuché mientras mi joven, tonto e inexperto cerebro pensaba: “Ya se está poniendo viejo el viejo…”
    Hace dos años, fué relevada del cortejo del 5to Domingo, la “banda de Gómez”, y con ella se fueron 25 años de recuerdos; aquella percusión seca y metálica de los 90’s, aquél melodioso y asentado compás con que me acostumbré que fuera acompañado mi Señor…. Un par de jóvenes amigos cucuruchos me comentaron con la novedad del maestro Pirir: “Alagrán! Ya c dió cuenta qué bandona!?” Y yo, pensando de entradita en esos grandes bombos con ruedas que tanto me chocharon, les hice un comentario del cual me arrepentí en el mismo momento que terminé de expresarlo: “No patojos, vean que hasta la peor marimba de pueblo hace ruido si le ponen otro guitarrón (bajo) y un par de bocinas…” De inmediato vino a mi mente la escena con mi padre en la sala de la casa y algo triste pensé: “…..ora es otro el que c está haciendo viejo”
    Mario. Éste post al igual que muchos otros, puedo decirte que estoy 100% de acuerdo con lo que escribiste. Hay tantas cosas, tantos cambios innecesarios y ridículos, tristes y sin sentido; tantos hermanos y hermanas que toman nuestra querida paraliturgia penitencial de una forma vacía e intrascendente…. Pero algún día madurarán como nosotros (espero) y mientras tanto, debemos seguir dando un buen ejemplo y ver las bellas cosas que ya comentaste y que no redundaré. Pero sobre todo, creo que vale la pena, como también decís, soslayar todas éstas viscisitudes, para en contraparte, llenar el alma acompañando a Nuestro Señor, pues más triste sería retirarnos del banquete. A veces hay que aguantar a uno que otro bolo en la fiesta….
    Un abrazo Hermano!

    Vamos Señores!!!

  6. Mario sigue caminando, que solo Dios es el que reconoce tu esfuerzo y tu fe, hasta que tus fuerzas se agoten, habra mucha paz en tu mente y corazon….

  7. Buen dia a todos los que leen este blog y felicitaciones Mario por crearlo. A veces uno se siente cansado de todo lo pagano que se han vuelto nuestros cortejos procesionales, muchas veces se le hecha la culpa a la organizacion de los mismo que el desorden, y circunstancias que pasan dentro y fuera de las filas , muchas veces es culpa de uno como cucurucho y como dices es mejor caminar poco pero caminar con el corazon puesto en lo que se esta viviendo en ese momento y lo que el Señor vino a padecer por cada uno de nosotros.

    Felicidades nuevamente y reflexionemos sobre a lo que llegamos cada uno a una procesion..

  8. Cansa también la corrupción dentro de las organizaciones/asociaciones/hermandades… cansa la gente que la tolera y justifica porque ha sido premiada por mantenerse callados.
    Cansa que sean organizaciones “cristianas” donde lo importante no es Cristo sino el dinero y el poder…

    Cansa que la evolución de los cortejos sea hacia la tecnología que facilite su organización, pero jamás hacia la evangelización y concientización del cucurucho, en busca de la paz que tanto añora nuestra patria, enseñando con el ejemplo…
    Cansa la actitud posesiva sobre determinadas imágenes, que más parecen parte del patrimonio de ciertas familias que del patrimonio espiritual de todos los guatemaltecos.

    Sin embargo, al igual que vos, mis pasos son seguidos y vigilados por mi pequeña hija… y es mi obligación heredarle nuestra fe y el cariño y respeto por nuestras tradiciones, dependiendo de ella, cuando sea adulta, la elección de continuarlas.

    Creo que urge hacer un alto en el camino y preguntarnos si estamos haciendo las cosas bien… de lo contrario, tendremos un “patrimonio intangible” que vende turismo y distracción barata, pero estaremos perdiendo el medio masivo de evangelización de nuestra Iglesia Católica guatemalteca.

  9. Asi es, creo que la mayoría nosentiamos no cansados, hastiados de ver como personas, que dicen que en pro de la tradicion se llenan el buche, creen que con el circo y la apariencia ya todos le creyeron, que con agrandar un anda, que para unos es “ahí caben más! para otros es un ícono importante, una identidad de un cortejo, en fin, yo también estoy cansado, aun asigo con pocas ganas, pero seguiré caminando.

    Mario, un abrazo en la distancia a un cucurucho ejemplo.

    Con respeto y cariño.

    OS.

    • Oscar: El respeto es mutuo y el cariño recíproco. La clave esta en caminar mejor y no caminar mas. Lo cucurucho no nos lo quita nadie; la alegría de estar con los amigos y la familia a Los Pies del Maestro, no pueden arrebatarla al cucurucho. Ojala podamos conversar de tantos temas alrededor de nuestra Semana Santa. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s