Recuerdos 5: Cristo del Amor 1996

Cortejo procesional del  7 de abril  1996. El Cristo Morto Dominico es conducido por sus amantes cucuruchos al ritmo característico del redoble ancestral, en esta ocasión sobre la séptima avenida entre la once y décima calle, con el fin de evitar los rótulos luminosos de la sexta avenida y el bullicio de las ventas que esa arteria se ubicaba.  El cortejo enfilaría hasta la novena calle, para subir sobre la misma buscando la otrora Calle Real, para después enfilar sobre la Calle de Los Mercaderes (8calle) sobre el Portal del Comercio, y hacer así la tradicional y mítica entrada del Santo Entierro por excelencia a Plaza Central, a los acordes de la inigualable “La Sangre de Cristo” de Mendieta.

Nótese la magnifica manera en que el anda esta ornamentada, llena de buen gusto y distinción; con la sobriedad de un entierro, situación que ha sido característica casi inmutable de la procesión de Santo Domingo, por lo menos hasta hace un par de años.  Puede apreciarse el brillante trabajo en la vestimenta de los ángeles que – cual cucuruchos- llevan en hombros la excelsa y centenaria urna de bronce, parte indispensable en la personalidad del cortejo dominico.

Parece que fue hace poco, pero son ya 15 años de esta instantánea, ojala que la belleza, imponencia y elegancia del Santo Entierro del Cristo del Amor, no sea dentro de poco solo un recuerdo, sino que más temprano que tarde, la hermandad y su procesión recuperen el esplendor que poco a poco va menguando…

 

La foto es cortesía del hermano Ricardo Pardo Fuentes.

Anuncios

3 thoughts on “Recuerdos 5: Cristo del Amor 1996

  1. En verdad que buena reseña que nos lleva a vivir la época de hora en nuestra amada tradición y aun mas en Santo Domingo tan querido

  2. Ya hacia buen rato que no teniamos el gusto de leer cronicas como esta que nos sirven para llenar el vacio entre Cuaresma y Cuaresma.
    Una foto muy hermosa y una narrativa llena de nostalgia, a pesar de que no han sido muchos los años que han pasado. Me gusta este adorno, los cortinajes a lo largo del anda le dan un toque de severa elegancia a la vez que enfatizan el sentir luctuoso de la procesion.
    Gracias por su cronica, nos hace pensar en lo que fue y nos llena de añoranzas por lo que puede ser.

  3. Que gran recuerdo!… ese es el año en que cargué por primera vez al Cristo del Amor…
    en realidad es el año de mi primera procesión de Semana Santa… le debo esa herencia a mi mejor amigo de toda la vida (casi mi hermano) y a su padre…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s