el 13

con un abrazo a mis amigos dominicos….

Pasadas las cinco de la tarde del Viernes Santo 22 de abril de 2011 el cielo empezaba a llorar, el turno 12 –lleno de nuevos cargadores- conducía el hermoso mueble dominico sobre la sexta avenida entre la sexta y quinta calle a un costado de Palacio Nacional, la estrechez de la vía, provocada por la impertinente acción “urbanizadora” del la Corporación Municipal, hacia que un inusitado desorden y un amontonamiento inusual se observara en el crucero en donde el próximo turno, el 13, tomaría su orden en cargar al Señor Sepultado, frente a casa presidencial.

Yo caminaba en la fila esperando a mi sobrino, quien se estrenaba como dominico; y así fue cuando pude ver, con asombro y alegría que el turno 13 estaba conformado –entre otros- por entrañables amigos, por dominicos consumado, por cucuruchos de corazón que por asuntos que quizá ya no vale la pena comentar (pero jamás debemos olvidar), fueron desarraigados de su hermandad en el 2010… y si, allí estaban, como ilusionados aspirantes, como un hermano mas, los cucuruchos que durante años fueron responsables del esplendor dominico, allí estaban formándose con la sonrisa pintada en el rostro y el corazón henchido de satisfacción los cucuruchos del exilio que regresaban a su casa, a su procesión, con su Jesús.

Transcurrió el turno –al que yo le hubiese programado una marcha mas dominica- y la justicia empezaba a hacerse; durante la duración del 13, me puse a pensar que con esos que iban cargando allí, podían fácilmente haber organizado más de un Santo Entierro completo; trate, sin lograrlo por supuesto, hacer un recuento de los años de trabajo y amor dedicados a La hermandad que estaban concentrados en ese turno, fui mas allá e intente calcular las horas de trabajo que esos hombres de ese turno y muchos hermanos mas –hoy relegados- han invertido en el trabajo tanto procesional, organizacional y evangelizador a los pies del Señor Sepultado. La grandeza de tales situaciones me dejo abrumado y entonces me limite a contemplar la urna del dominico y a leer el rotulo que abría las andas en este 2011 “Los Cielos Proclaman su Justicia…”  justicia que como dije antes empieza a suceder…  el rotulo final ojala sea premonitorio “… y  todos los pueblos verán su gloria…” la gloria de Dios pronto se verá en el esplendor dominico que empieza a despuntar.  El cielo seguía llorando, y muchos de los cargadores tenían el alma encharcada en llanto…

Como se lo dije a un ex presidente de la Hermandad en filas, al abrazarlo y saludarlo “es un gusto verte… y verte aquí…”!!!  Sea este un saludo a todos los amigos que retornaron a su cortejo, a los cucuruchos que pudieron estar de nuevo con su sepultado, a los hermanos del 13, un  turno especial por su significado, pero ante todo por lo especial de las personas que en él estuvieron. No cabe duda que cada uno de ellos quiere mucho al sepultado dominico, pero está más que claro que es él, quien los ama sin límites, su justicia así lo prueba.

Anuncios

One thought on “el 13

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s