Mi amigo cucurucho. El veterano.

Cada marzo tu casa olía a corozo; así desde siempre. El viejo tocadiscos esparcía por el amplio corredor y las estancias espaciosas y señoriales las notas de las marchas fúnebres en los novedosos discos de vinilo que recién se estrenaban en el ambiente. Tú recuerdas son nostalgia los cortejos cortos, de algunas horas nada mas, echas de menos la solemnidad, el respeto que hasta los escasos vendedores tenían por los días de Semana Santa.  Recuerdas el anda de catorce brazos de La Reseña, cuando Jesús de la Merced salía a las diez de la mañana  y volvía solo dos horas después, el anda sobria y ataviada únicamente por una cortina de seda con fino encaje; recuerdas a Jesús de Candelaria, subiendo como lo hace ahora todavía la quinta calle, solo que antes dicho paso era tan solo tiempo después de su salida del templo y hoy sucede cuando se van a cumplir casi seis horas de itinerario.  Tú mi cucurucho veterano, has sido testigo de tantas y tantas cosas.

Tú eterno enamorado de la mirada del nazareno recoleto, me contabas que Viste a Jesús del Consuelo  salir  a las cinco de la tarde, quizá en un extraviado Martes Santo; estuviste allí cuando la procesión cambio a Sábado de Ramos, hoy llamado Sábado del Consuelo, y viste el adelanto de su salida a las dos de la tarde y luego a las once de la mañana, como sucede hoy, alguna vez me dijiste que no te extrañaría que la salida se anticipara hasta las primeras horas de la mañana, debido a la trascendencia que esta procesión tiene ya entre los devotos. Con nostalgia ves las fotos que muestran a Jesús, con canelones y túnica bordada, lo ves tan guapo y elegante como hoy, con su cabellera ondulada, su túnica lisa y su manto.

Otro de tus amores es el Nazareno de Zúñiga, el hermoso Patrón Jurado de la Ciudad, me contabas la otra mañana de Viernes Santo que recuerdas con cariño la salida de Jesús de La Merced, primero a las diez de la mañana y luego en los vertiginosos años del boom de las procesiones desde las ocho de la mañana, las seis, las cinco hasta llegar a las cuatro de la mañana, sin contar el año en que desde el primer minuto del Viernes Santo ya Señor Peque!! Había sonado. Me decías justamente este año, que vas en desproporción mientras mas temprano sale Jesús, mas te cuesta llegar a su salida, pero igual no has faltado a ninguna y no piensas hacerlo a estas alturas.

Me cuentas que fuiste  testigo de casi todas las consagraciones, te perdiste por obvias razones de temporalidad la de Jesús de la Merced y eras apenas un niño cuando el oleo consagratorio fue aplicado a Cristo Rey, pero de allí en más: Jesús del Rescate, El Sepultado Dominico,  de Jesús de San José, Las Soledades de Viernes Santo, Jesús de San Bartolo, Jesús del Consuelo, El Yacente del Calvario; en fin fuiste privilegiado y conociste de casi todos los actos consagratorios.  Me decías que todavía no terminas de entender la explosión de consagraciones de la última década, no es que las imágenes tengan categorías, sino que la devoción no se mide –me decías- por la antigüedad, la consagración, el número de cargadores o la calidad de la banda, sino que es un asunto tan personal como inexplicable y que por eso, crees que la consagración no le pone nada extra a una imagen. Tienes tanta razón como experiencia.

Aparte de ello tu curriculum de cucurucho veterano te acredita como testigo del conato de incendio que puso en peligro al Señor de los Milagros, en el crucero del Parque Colon, del aparecimiento de los Romanos en San José, del nuevo Vía-Crucis del mismo cortejo, de los pasos los españoles y los nuevos de Santo Domingo; viajaste Con Jesús de Candelaria a la Antigua, con tu Señor Sepultado a la misma ciudad; te sorprendiste cuando Jesús de Candelaria salió en la parte delantera del anda, experimentaste el cargar en un turno penitencial dominico en la fila central debajo del anda, muy cerca de Jesús, solo él y tú; me admire y experimente una sana vanidad con la artesanal pero hermosa anda Dominica de Valenzuela, la incrustada única en su género; viste con asombro las chispas que brotaron de la cantonera superior de la Cruz de Jesús de la Merced, a quien viste rejuvenecerse con su restauración, quedando con una palidez que destaca su sufrimiento, atestiguaste el surgimiento de los Caballeros del Señor Sepultado, viste estrenar uniforme a los palestinos de Candelaria; me cuentas de los innumerables aguaceros, especialmente de Jueves y Viernes Santo y aquel memorable de Miércoles Santo –vaya si llovió-, al que agregas ya el diluvio del 2010; viviste Semanas Santas frías y con viento, y todas, absolutamente las recuerdas con nostalgia y alegría.

Y es que eso es lo más importante, la alegría de ser cucurucho, la convicción de optar por una opción en la vida como lo es convertirte desde joven y hasta la muerte en un Cirineo del Señor, en un cucurucho, simplemente un cucurucho que sabe y entiende que la historia continua, que la cuaresma es eterna y la Semana Santa inacabable y que estos retazos y recuerdos  que únicamente la memoria de un cargador puede archivar, serán una simple gota en este océano de vivencias que envuelven y enmarcan esta conmemoración, Semanas Santas vendrán, en las cuales tú ya no estarás presente, en que las cosas hayan cambiado y lo más importante entonces será que siempre habrá alguien que a su manera y con sus propias pupilas, eternice sus recuerdos y sus anécdotas; como las vio tu padre, como las vivió tu abuelo; atesoradas en el corazón de una madre que esta pronta desde siempre y para siempre en tener la túnica lista y el capirote planchado; con el cariño de una abuela que enternecida cose la primera paletina para el nieto que se estrena como cucurucho … Mi amigo cucurucho, mariscal de las filas, patriarca de penitentes, tú sabes cuanto de admiro, todo lo que ansío poder seguir tu huella, ser un cucurucho tal y como tú con tu ejemplo me has enseñado a ser, cucuruchos de cepa y de corazón… quiera el Nazareno que entre ellos pueda contarme yo, mis hijos y mis nietos para que la tradición viva, ya que al final de cuentas eso –tú me lo has dicho tantas veces- es lo más importante.

Anuncios

2 thoughts on “Mi amigo cucurucho. El veterano.

  1. Buen dia Mario: vos describis de manera muy fidedigna a aquel cucurucho veterano que todos sublimamos, quiza a nuestros padres y abuelos; como el mio, que me cuenta del anda de bolillos de Jesus de Sambartolo, o mi Tio que me cuenta como Jesus de Sampancho (C.I. de Jesus del Perdon, San Francisco El Grande, Antigua) era levantado el Juevesanto en la nave lateral que da a la portada de San Buenaventura, pues el grandioso templo que hoy conocemos era ruina y crecia el monte en toda la nave central; o a mi abuelito (que ya no puede caminar, pero conserva la lucidez), que me cuenta como su abuelito vio la 1era. procesion de Jesus de Sambartolo, aquel lejano Quintodomingo de 1,902 y como ese mismo abuelito de mi abuelito fallecio un Quintoviernes por la mañana, mientras cortaba limas y otras frutas en su terrenito, para el huerto de la velacion del Señor…. Pero vos y yo, al igual que muchos de nuestra edad no nos quedamos atras, pues vimos a Jesus de Sambartolo salir a las 12, recibimos los turnos el mismo Quintodomingo en Retana, cargamos uno de los unicos 28 turnos de 40 brazos de aquel entonces….
    Por eso y mucho mas, un fuerte abrazo de este tu amigo: El Cucurucho CONTEMPORANEO!!

    Vamos Señores!!!!

  2. Si me pudiera considerar un ‘Cucurucho Veterano”, todas las experiencias expuestas en esta composicion seria, en su mayoria, parte de mi Curiculum como Cucurucho, o por lo menos la mayoria de ellas.
    Leer esta narrativa es muy confortante por lo que hemos podido ver a lo largo de nuestros años en las filas pero, es tambien un doloroso recuerdo de que muchas actividades vendran en el futuro y nosotros ya no seremos testigos de ellas, ya sea por que el cuerpo ya no para mas o por que ya hemos sido llamados a rendrir cuenta ante el Onipotente. Por mi parte, siento un gran consuelo por que conozco a muchos cucuruchos jovenes, en cuyos rostros me veo en preterito y se que ellos seran los que continuaran con la tradicion despues de nuestros dias.
    Una vez mas, gracias Sr Martinez Chuy por ser la voz nuestra!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s