nostalgia

Las jacarandas han cubierto el negro y calcinado asfalto citadino y los vehículos deshacen una y otra vez esa alfombra natural que ayer ornamento la calle.  Es lunes de pascua y la modorra del cucurucho se manifiesta con ese tenue aroma dulzón -hoy ya nostálgico- del corozo, quizá con los ecos de una marcha fúnebre, seguramente con la insensatez que provoca el querer acortar el tiempo y pretender hacer eterna aquella semana. Es inútil. La tristeza ocasionada por la lejanía de lo que tanto se espera y la ansiedad a todas luces obvia, hacen que aquel devoto busque, de manera refleja y casi inconsciente, en un almanaque la ansiada fecha… miércoles de ceniza.

Anuncios

4 thoughts on “nostalgia

  1. Perdón por el Lapsus Brutus, quizá debido a la congoja de mi corazón, cometí un imperdonable olvido al no firmar el anterior comentario como es debido, con nuestra fraternal arenga a los hermanos cucuruchos: Vamos Señores!

    VAMOS SEÑORES…!!!

  2. …nunca antes añoré tanto un Miércoles de Ceniza, como el de ésta pasada cuaresma 2014. He de compartir con mis hermanos cucuruchos que debido a una seria y prolongada enfermedad, misma que se desató apenas iniciado el 2013, pues pasé 3 meses postrado en un intensivo, literalmente hablando: entre la vida y la muerte. Dicho período de mi vida incluyó en su totalidad, la cuaresma y semanasanta de ése año. Algunos momentos inconciente, pero la mayor parte lúcido, dándome cuenta que se acercaban las fechas grandes y mi expectativa de vida era tan pobre que no estaba garantizado mi despertar al día siguiente. Pese a recibir el sacramento de la Unción de los enfermos y prepararme para entregar mi alma en gracia, mi corazón de cucurucho sufría ante lo inexorable de experimentar qué se siente no cargar, como al final sucedió. Hoy que lo he vivido en carne propia y saber lo que se siente, quiero compartirlo, pero lamentablemente aún no puedo explicarlo, pues no hay palabras…
    Y aunque sabía que no podría ir a cargar, nisiquiera salir a ver a Jesús; allí, atado y conectado con tubos, cables y sueros por todos lados, seguía abusando de la confianza al pedirle al Señor, no morirme todavía, al menos escuchar en Radio Estrella la salida de mi Jesús de San Bartolo. “Permitime vivir y ofrecerte ésta cuaresma y Semanasanta desde ésta cama, y llevame a tu reino el lunes de pascua, pero que se haga tu voluntad…”
    ….y resumiendo, ahora cuando la juventud ha quedado en un lejano pasado, a donde se fué para no volver, gracias a Dios aún gozando de la vida terrenal, con muchas y serias secuelas, tristes y dolorosas, pero feliz de poder ofrecerlo al Señor, como expiación por mis múltiples faltas; he de decirles que pese a todo, el pensamiento de la juventud no ha variado, la añoranza del próximo Miércoles de Ceniza permanece incólume, y pido al Señor que cuando sea su voluntad llamarme a su presencia, me disculpe si sigo abusando al pedirle, de ser posible, morirme un Lunes de Pascua…

  3. …de joven, recuerdo que un amigo cucurucho decía: “El día perfecto para morirse es Lunes de Pascua” Algo radical aquél, pero echémosle la culpa a la juventud, cuando nos es difícil manejar, comprender y asimilar ésa tristeza. Mientras tanto, hoy, nosotros; sigamos añorando el próximo Miércoles de Ceniza, ya sea voluntad del Maestro que lo vivamos aquí, en la tierra como cucuruchos, o a su lado, en la morada del Padre, donde nos prometió esperarnos…
    VAMOS SEÑORES!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s