EL HOMO CUARESMAL

La vida, me decía alguien hace poco tiempo, está hecha de ciclos. La existencia es redonda, circular. De una manera u otra siempre llegamos a los orígenes, al inicio de todo. Tarde o temprano nos damos cuenta, a veces de manera abrupta, que estamos otra vez en lo mismo. Está teoría acerca de la vida, merece muchas y variadas digresiones, sin embargo debo aceptar que en algunas facetas del vivir, es aplicable; es mas, me atrevería a decir que es indefectible. La prueba sonora y contundente, es que ya estoy escribiendo otra vez de lo mismo… de la Semana Santa.

Y es que… ¿Qué puedo hacer yo, si el tema es circular y nos viene desde los primeros meses del año, aunque siempre esté en nosotros?

¿Puede acaso el cucurucho –el mero cucurucho, pues- dejar realmente la túnica en el armario y colgar el capirote?

¿Cuánto faltará para que los científicos reconozcan que existe la especie “homo cuaresmal guatemalensis”?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s