Archivos de etiquetas: de cuaresma chapina

.::PARASIEMPRE::. (CUENTO) [texto reciclado feb2010]

Era Domingo de Ramos y hacía un calor insoportable. Ella fue, y todavía sigue siendo, la mujer mas bella que yo hubiera visto en mi vida. Yo estaba arrellanado en la soleada esquina, y observaba como la marea humana crecía conforme se acercaba el kilométrico cortejo josefino. Los vendedores de golosinas, de cromos, de afiches y de todas esas cosas que pertenecen de manera tradicional y de modo profano a nuestros cortejos, ofrecían con gritos destemplados su venta del día; los ramos florecían entre rezos y oraciones de las manos de los fieles y el corozo inundaba totalmente el ambiente, siendo interrumpido nada mas por el fragante olor de la tierra mojada que en una simbiosis que mas que mágica es espiritual, conformaba el aroma ideal de la Semana Santa.  Aletargado por los sonidos, los olores, los colores y las formas de la procesión, de inmediato me di cuenta de su bella presencia –y es que era imposible no hacerlo- y así, conforme el cortejo iba llegando con paso lento y hierático hasta esa esquina, ella se  quedo, empujada por la oleada innumerable de personas, cerca, muy cerca de mí; la fanfarria romana sonó en un estruendo que para el cucurucho es encanto y una tras una las estaciones del vía crucis desfilaron frente a mí y a ella, portadas por el gallardo y cincuentenario escuadrón de romanos.

Fue así, en el momento justo que el albo y balsámico humo del incienso nublo la bocacalle entera, que mis manos rozaron accidentalmente – les aseguro que fue sin intención- su espalda.  Tragedia. Ella se adelanto medio paso y luego de manera intempestiva se volvió hacia mi; y yo, espantado y avergonzado esperaba un reclamo furioso, una letanía de improperios que terminaran desde ese momento y para siempre, con aquel momento mágico, casi místico. Yo quería que la negra paletina, se levantara con el viento y me cubriera el rostro pero no sucedió de esa manera, en cambio su hermoso rostro contrariado por la incomodidad de la situación y perfilado señorialmente con su madrileña se torno aplacible, desplegando una franca sonrisa que se delineaba en unos bellos labios que enmarcaban una hilera de blancos dientes perfectísimos; con la risa escapándose por la comisura de su boca, bajó señorialmente su matilla hasta los hombros morenos dejando así a mi vista, de manera plena y total,  el espectáculo de su hermoso cabello lacio y negro mientras decía “El Señor viene lindo… ¿verdad?… me llamo Magdalena”, primorosamente me tendió su delicada mano enguantada que yo torpemente acerté a estrechar mientras me oía a mi mismo balbucear mi nombre, todavía confundido por la armonía perfecta y angelical que era –y es aún- su gentil voz.

Las notas de “Jesús Desamparado” rompieron el murmullo de la gente y los sonidos de la marcha me impidieron continuar conversando con ella. Yo dividí mis ojos entre la regia majestad del Rey del Universo y la tersa y morena piel de ella; me perdí en la angustia de los ojos de Jesús y en la serenidad de aquellos enormes y bellos ojos negros, apenas enmarcados con dos brochazos tímidos y gentiles de sutil maquillaje esmeralda, ojos que de repente se encharcaron en llanto conmoviéndome a mi totalmente; así en un atrevimiento que hasta hoy no he logrado entender, puse respetuosamente y tímidamente mi mano derecha enguantada de blanco sobre sus hombros y la consolé de una pena que solo ella conocía, pero que yo sentía mía también.  Compartí mis sentidos entre el olor del corozo, del incienso y el suave, tenue y fragante perfume que ella emanaba; me partí entre el gorjeo de los clarinetes en el trío de la marcha y el sollozo de su voz;  conllevé el estruendo del bombo y los platillos con el acelerado retumbar de mi corazón.  Ese Domingo de Ramos, fue perfecto y se me antojó eterno.

Magdalena se veía hermosa de blanco, el día que nos casamos en San José, diríamos…. A los pies del Maestro;  la ceremonia del sacramento fue el Sábado de Pasión del año siguiente; nuestra Luna de Miel se aderezó en las filas de la Procesión de San Bartolo, en la amada Antigua Guatemala; su bouquet de novia rebozaba estaticia y corozo y abandonamos el pequeño pero colosal Santuario al compás de “Mater Dolorosa”.  Que tal..? ! !  En fin, que les puedo decir fue un matrimonio cucurucho….

Nuestro amor y dicha continúa siendo una eterna luna de miel, allí en las filas de una procesión bajo el ardiente sol de Semana Santa, época en que celebramos cada aniversario con un brindis de súchiles frío, que nos servimos después de ver pasar a Jesús de San José, en aquella nuestra esquina, ese crucero en donde el amor nos tocó y nuestras almas se entrelazaron a ritmo de fanfarria romana… para siempre, desde siempre, desde aquel Domingo de Ramos, que marca para nosotros nuestro aniversario mas preciado y esperado.

2014: Los Amigos, la familia: Lo Mejor de la Semana Santa!!

Image

Hace algunos días, me preguntaron acerca de cuál había sido el mejor turno que he tenido, y mi respuesta fue que discriminar un solo turno es muy complicado, aparte de eso siempre he pensado que el mejor turno es que está por venir, el próximo, el de esta Semana Santa; el mejor turno es aquel que no ha sido y que es arropado por los amigos y la familia.  Lo he dicho una y varias veces, lo mejor que la Semana Santa me ha dejado son los amigos, dejaría el mejor turno de mi vida (que han sido muchos y verdaderamente buenos) por una cuadra cualquiera caminando con mis hijos, con mis amigos… entre cucuruchos.

 Image

Este 2014, me sorprende con una sequía terrible; me ha costado mucho sentarme a escribir y esto ha sido puntual en los temas de Semana Santa, y no es que se hayan agotado los temas, pues nuestras procesiones son infinitas… en hermosura, en anécdotas, en vivencias, en espiritualidad (asunto que siempre he tratado de tocar muy marginalmente en este blog) pero también nuestras tradiciones están llenas de errores, de abusos, de problemas y dificultades. He decidido terminar con esa sequía y retomar con optimismo, pero letra crítica, con cariño fraternal a mis amigos, con devoción esmerada a mis imágenes, pero sobretodo con la confianza en que uno o tres cucuruchos puedan leerme y apreciar, en lo que valgan mis escritos y comentarios. Así durante el año voy salpicando muy de vez en cuando con la temática cuaresmal en Guatemala

 Image

Este año VII de Letras del Cucurucho, hubiese sido el que marcaría el primer intento editorial del sitio, un tema que está pendiente y que no he dejado de lado, sino que las circunstancias de la vida  –económicas y de tiempo- han obligado a que dicha ilusión se mantenga hasta que El Señor lo decida, aun no es tiempo y habrá que esperar…

 Image

Las publicaciones formales de 2014 iniciaran los viernes que nos separan del Miércoles de Ceniza, serán publicaciones que intentan crean ambiente, y expectativa, fotos y videos serán el complemento de cada viernes…  El 5 de marzo, Miércoles de Ceniza habrá publicación de bienvenida a la Cuaresma de este año y de allí las publicaciones se harán como usualmente se realizan en Cuaresma, de la siguiente forma: Los lunes, serán dedicados a Nuestra Madre, se harán publicaciones de fotos y textos propios de la devoción Mariana, esta sección “Bendita Tú” intenta ser en vínculo entre los devotos y devotas con nuestra Madre del cielo. Martes un texto referente a las actividades realizadas el fin de semana anterior, el mismo se denominará “El Contralor” pues pretenderá ser una crítica muy exigente a las actividades desarrolladas, puntualizando sobre todo en los asuntos que a mi criterio –que no es el más calificado, pero es el mío- pueden mejorarse. Por supuesto que espero el debate respetuoso y fundamentado en hechos y circunstancias derivadas de la experiencia de cada lector. Los miércoles, se publicarán reseñas, críticas y comentarios de las películas de la temática y de la época; intentaré hacer comentarios a asuntos técnicos de los films, abordaré, el marco catequético de los mismos  “La Butaca” será una invitación a los comentarios de todos acerca de este tema.  Los días Jueves será dedicado a la publicación de fotografías antiguas, de videos interesantes y comentarios de los mismos, “El Lente” será la ventana por medio de la cual viajaremos al pasado y recordaremos todos los adornos que nos conmovieron años atrás.  Finalmente los Viernes serán dedicados a los textos que usualmente suelo publicarse, es el día de la anécdota, del cuento, de la poesía, del comentario y de la reflexión desde la óptica del cucurucho.  Las publicaciones cesaran desde el viernes 11 de abril, Viernes de Dolores ya que el sitio entra en periodo Procesional, sin tiempo para hacer publicaciones y con las actividades por doquier;  el blog reanuda sus publicaciones desde el 22 de abril, martes de la Semana de Pascua, con los comentarios y resúmenes de la Semana Santa.  Esta es la planificación, pero como siempre, en el camino haré los ajustes precisos y concretos cuando y donde haga falta.

 Image

Todas las publicaciones van referidas –como es lógico- a mis vivencias y a mis devociones, no puedo escribir de lo que desconozco y no debo escribir de lo que no vivo ni siento, este es un blog vivencial y sería poco honesto de mi parte transcribir situaciones que no forman parte de mi cuaresma y semana santa, es por eso que habrán omisiones muy atroces, pero que lamentablemente son irremediables.

 Image

Como siempre el blog esta a disponibilidad total para sus comentarios; así como la colaboración de muchos buenos amigos que enriquecen la sección Textos Ajenos” o que me conceden en honor de que sus fotos sean publicadas en este sitio que tiene por único objeto acercar a mis amigos a lo que más me gusta y que ellos de una forma u otra por medio de la interacción me acercan más al objetivo final de todo lo que hacemos durante la Semana Santa.

 Image

¿Qué porque me impongo este trabajo durante la Cuaresma? Me han preguntado y a respuesta es muy sencilla: este sitio lo mantengo porque me gusta y porque sé que de una u otra forma, es poner al servicio de Él, los talentos que pudo haberme concedido, cumpliendo así con el deber de cultivarlos y hacerlos crecer, para beneficio de todos y sobre todo para mis amigos y mi familia.

 

MAS RÁPIDO DE LO QUE PENSAMOS…

Imagen

De la Cuaresma y Semana Santa en Guatemala, lo efímero es lo encantador. Ese momentáneo esplendor de color. Aquel  fugaz efluvio de incienso, corozo, pino, flores y aserrín; un olor hecho de todos ellos y todos hechos ese olor a semana santa, que se transfunde con el aroma de tierra mojada; ese acorde perecedero que nos hace vibrar en el estertor de una marcha fúnebre que finaliza el turno en una concatenación que suma los sentidos y que nos otorga así ese privilegio divino del inexplicable goce estético que estos días se  produce en el guatemalteco.   Si durara mas, no sería tan buena; si se repitiera dos veces al año, no sería igual; si redundara a cada momento, no la esperaríamos tanto; es por ello que cuando termina, todo nos lamentamos que pase mas rápido de lo que pensamos.

La magia, el encanto, lo bello de la Semana Santa, es que no subsiste mucho, que persevera entre nostalgia y recuerdo durante todo el año, para estallar en gozo, en entrega y en pasión durante los nueve días que de Sábado anterior a Ramos  al  Domingo Glorioso hacen sencilla la sublime liturgia, que esplende en andas hechas altares y retablos durante horas que parecen minutos, que vive en minutos que se antojan segundos y que termina en una aguja segundera que se ahoga en la nada. Todo esto sucede en el verano que entre boreal y meridional en el centro del continente americano, viste a nuestro país de sol, cuando Guatemala se convierte en templo, en galería de arte, en sala de concierto; siete días de magia que por efímeros, por momentáneos, por fugaces, por ser tan inmediatamente perecederos, son sin temor a equivocarme los más esperados por muchos, y que pasan mas rápido de lo que pensamos

Y es que conforme avanzan los días que acumulan semanas y que de pronto nos sorprende en un Sábado de Ramos mas… día de entrega de turnos; las contraseñas que han sido celosamente guardadas durante la cuaresma e incluso meses atrás,  se canjean por las  esperados turnos, tarjetas que en cada entrega se convierten en un misterio que se devela y nos anuncia el turno, el brazo, la cuadra, la marcha, la hora, convirtiendo así la ansiedad e incertidumbre en ilusión y preparativos, que suceden y pasan mas rápido de lo que pensamos.

Ésta magia de lo efímero, de lo pasajero, de lo transitorio es uno de los encantos de la Semana Santa, sin embargo hay que recordar y tener claro que se es cristiano todos los días y que ser católico es un estilo de vida y no una practica momentánea y casi accidental.  Lo importante es entonces aprovechar esos momentos de explosión sensorial, para acrecentar el espíritu; la vida es como una lenta procesión que pasa mas rápido de lo que pensamos… y por ello ésta Santa Semanadel 2013 es la ocasión que debemos aprovechar para la conversión, la perseverancia y el ir un poco mas allá de ser un simple cargador de andas, y comenzar a ser amigos de Jesús, en espíritu y verdad.

Deberíamos todos hacer un compromiso con nosotros mismos y luchar contra las tentaciones que en ésta época se nos presentan mas que en ninguna otra, asumir la responsabilidad de cambiar y ser mejores seres humanos, intentar tener actitudes tal y como si actuado el mismo Jesús si hubiera sido cucurucho… las procesiones, las alfombras, las comidas, las marchas y todo lo que hace bella pero efímera la Semana Santa, son cuestiones secundarias, nuestra salvación y la del hermano es nuestra prioridad. No vaya a ser que luego sea demasiado tarde, que nos percatemos que  la vida se nos ha pasado en manifestaciones externas y que cuando tratemos de rectificar nos demos cuenta que la existencia terrenal se  nos ha escapado mas rápido de lo que pensamos…

40 años

ImagenHace 40 años el Sepultado Dominico, fue consagrado; hoy es un momento preciso para meditar acerca de a quién hay que felicitar en esta fecha que a todos los dominicos nos llena de felicidad y regocijo: creo que en justicia debería ser a quienes en aquellos años hicieron posible ese acontecimiento, a los que en el pasado lejano y reciente, colaboraron y trabajaron para que el culto a nuestro Cristo del Amor se mantuviera y creciera… pero creo que hoy 11 de marzo, los devotos del Señor Sepultado, nos debemos un abrazo de felicitación entre nosotros mismos; esos devotos y devotas que cada día están en la capilla del señor; esos cucuruchos de fila, que con su caminar hacen el cortejo de Santo Domingo, lo que es; esos esforzados miembros de las comisiones de trabajo de todos los tiempos, quienes -muchos desde el anonimato- de forma devota y perseverante demuestran su cariño a la imagen y por medio de está a Jesús Vivo; hoy, pues, todos los devotos dominicos, sin distingo de grupo, clase o condición, deberíamos unirnos en un abrazo de felicitación. Que el amor fraterno, sea el fruto de estos 40 años de Consagración que hoy, algunos más cerca, otros quizá alejados, celebramos jubilosos y llenos de fé. Que el camino hacia las Bodas de Oro, sea un camino a la conversión personal y a la evangelización por medio de la tradición.

Otra vez… lo mismo !!!

(al amigo No cucurucho que me dijo: ¿y no siempre es lo mismo pues…?)

 

10 de febrero de 2013 Domingo de Carnaval…. y como si nada, ya estamos otra vez. Dentro de escasos días la ceniza signará nuestras frentes y ésta época tan particular y especial desencadenará una serie de actividades que explotan en un crescendo que llega a su punto máximo el Viernes Santo y que termina triunfal en el domingo por excelencia, el Domingo de Resurrección.   Cada año es la misma emoción del cucurucho y a la expectativa de todos los que nos involucramos en las actividades propias la Santa Semana, se vive de distinta manera, dependiendo de la devoción particular de cada uno y de las situaciones que cada quien vive.   El corozo inundará las habitaciones de las casas de cucuruchos y las marchas fúnebres, las incomparables marchas guatemaltecas esparcirán sus notas de dolor, nostalgia y tradición por todos los ambientes, ya sea por las ondas etéreas de la radio o bien a gusto y gana de cada devoto a un toque de dedo en el reproductor de alta tecnología o en el play de una vieja tornamesa.

Cada año lo mismo y sin embargo cada vez diferente, vivencias nuevas, personas que retornan a nuestros vidas, ceremonias una y mil veces repetidas y muchas veces fotografiadas, archivadas perennemente en el corazón que es al final de cuentas donde cuentan este tipo de cosas. Todos los años la misma rutina, los mismos lugares para ver los mismos cortejos y (el cucurucho sabe de lo que hablo) los mismos sitios para buscar la hidratación o el alimento o bien esos minutos de descanso antes de continuar la caminata; los mismos horarios, las mismas gestiones en los mismos lugares, el mismo sitio de parqueo para dejar el vehículo, las mismas caras y las mismas marchas en las mismas cuadras; los mismos vendedores de golosinas, la misma poporopera y … lo mismo, siempre lo mismo, pero igual eternamente diferente.

El cucurucho me comprende, sabe de que le estoy hablando lo ha vivido y lo vivirá este 2013 y otros muchos años más, hasta que el Señor le diga… “Ya no mas… hasta aquí…” entonces nos falta un cucurucho en casa, o en el grupo de amigos y entonces para los cercanos parecería que las cosas serán distintas y de alguna manera lo son, sin embargo las cosas serán iguales, las ausencias se llenan con recuerdos y las cosas que cambian, de una manera inexplicable siguen igual.  Esa es la grandeza de la Semana Santa en general y en particular la de Guatemala, esa manera de reinventarse sin variar la esencia y esa forma en que se nos presenta que resulta ser profundamente adictiva.

Otra vez lo mismo y otra vez diferente. Distinto y particular pues en casa un nuevo cucurucho que se estrenará en las faenas del cucurucho, otro más que empieza a dar el alto en las grandes, las patojas que se integran como dolorosas; pero igual siempre lo mismo: la familia reunida en torno a Jesús de la Merced en Viernes Santo, la interminable fila de Candelaria, bajo el sol de Jueves Santo a los pies de Cristo Rey, los amigos en las filas de San José; la esperadísima procesión del Quinto Domingo en  Antigua, con Jesús de San Bartolo, colocho hermoso, el Nazareno que hincado nos enseña y pide que este año hagamos diferente la Semana Santa y nos dediquemos a hincar el alma ante la omnipotencia de Dios… al final de cuentas, amigos cucuruchos, de eso se trata todo esto.

 

a caminar

Con el entusiasmo contagiado por mis amigos cucuruchos, en este enero del dos mil trece,  inicio el año VI,  de la segunda época de este blog.  El frío aparentemente cede, la pólvora de nuestros rezados descansa y las partituras de las marchas triunfales, sones y alabados, esperan de nuevo su turno; la época navideña, llena de sus encantos y tradiciones va cediendo poco a poco y  la ornamentación de adviento se ve sustituida por la parafernalia cuaresmal, sobretodo en Guatemala, y en cualquier país del mundo en que algún cucurucho este afincado.

Los cucuruchos, los amantes de la cuaresma, los apasionados por la pasión, vamos encontrando los momento para acomodar nuestros sentires; y así, desde los primeros días de enero nos sentimos como que “con mas permiso” para hacer sonar nuestras marchas, admirar fotografías, compartir intereses y crear esas enormes y fraternales tertulias cuaresmales con nuestros pares, disponiéndonos así a conmemorar la pasión de Jesús.

Imagen

Como lo he dicho otras veces este espacio es simplemente una muestra de la expresión escrita de lo que este tiempo litúrgico significa para muchos de nosotros y no pretende convertirse en una fuente de datos históricos o de documentación gráfica de nuestra Cuaresma y Semana Santa. Eso y nada mas…   El blog, en este 2013, intentará seguir siendo lo que ha pretendido desde su inicio: un sitio donde la palabra sea la privilegiada, donde la anécdota tenga su sitio preferente; donde el verso florezca y el comentario aflore… un sitio para y de Letras del Cucurucho; pero eso sí, ahora con un matiz distinto con breves notas históricas, con crónicas de cuaresmas pasadas  y con reflexiones que pretendan en todo caso llevar un poco de la liturgia y la palabra a todos los que hagan el favor de leerme.  No creo que esta variante sea una traición a los principios con los cuales inicié este blog, sino mejor aun,  estos nuevos argumentos pretenden –y ojala logren- armonizar de mejor forma, lo que se lea aquí, con el vivir cotidiano del cucurucho y la devota.

El lema, por decirlo de algún modo de este sexto año, es “Caminar Menos, Caminar Mejor”.  Esta  frase no pretende ser una invitación a que no acompañemos a nuestra imágenes durante la mayor parte del tiempo de los cortejos, al contrario es una exhortación a hacerlo de forma convencida, entusiasta y penitencial, es decir caminar menos no es tan grave, bajo la premisa de caminar mejor, entendido esto como el andar peregrino y misionero que debe tener el cucurucho y la devota; con la convicción de saber cómo hacerlo, porque lo hacemos y siendo realmente un testimonio de vida cristiana, tanto dentro del cortejo, como –y es lo más importante- fuera de él.

No pretendo convertirme en la conciencia colectiva del cucurucho guatemalteco, me falta mucho conocimiento histórico-científico del asunto, carezco de la estatura devocional de otros amigos cucuruchos; solo trataré de verter mis opiniones y abrir el blog a los sentires  que puedan enriquecerlas, sin pretender convertirse en veredictos infalibles.

La Semana Santa es única, pero también es particular para cada uno de nosotros; por ello aquí, como siempre, se respetaran todos los razonamientos, todas las expresiones devocionales y todas las simpatías que una actividad infinita y hermosa como la Semana Santa pueda derivar.Imagen

Que sea este espacio un sitio de Amor y Fidelidad al Señor, bajo la advocación de cualquiera de nuestras inmensamente hermosas Imágenes de Pasión.  Que el manto protector de María Santísima de Los Dolores  nos cubra, como diría SS Benedicto XVI “Que ella, que estaba junto a la cruz en la hora de su muerte, que ha alentado a la Iglesia desde su nacimiento para que viva la presencia del Señor, dirija nuestros corazones”;  y,  que el Espíritu Santo ilumine nuestro entendimiento para el logro de lo que pretendemos aquí, estar preparados para recibir de lleno la luz de Jesús Resucitado, en la Pascua 2013.

Empecemos pues a contar el tiempo al revés, como hacen desde el inicio del año los devotos de la Pasión del Señor, en ese comernos los días que nos llena de ansiedad, para estallar en felicidad cuando recordemos con sentimiento y dolor que por el sufrimiento de Jesús fuimos redimidos.

Mientras tanto; nos vemos por allí, en la cola de inscripciones, en la fila de la procesión, en el atrio de los templos… el momento está cerca…

Nuestra

Imagen

Hay una muchedumbre que te espera, una multitud que vive la ansiedad de tu llegada. Eres perfecta sintonía de corazones que rebozan sangre lila; una flor, un incensario que despierta, un cartabón que nos acaricia el hombro al señalar el alto, eres la agonía de una cuenta de tiempo al revés, acercándonos cada vez más a la explosión de color y olor que nos regalas cada año.   Eres un sol que calcina, el olor del corozo, del nardo y del trébol, un chubasco que nos sorprende, una alfombra que se tiende a los pies de El Señor; eres el sabor de la sazón criolla, un súchiles en fraternal tertulia o un reparador chinchivir de receta casi mítica; eres el sonido de la matraca que llama al silencio y la sonora presencia de las marchas.

Eres la felicidad manifiesta en los rostros de los cucuruchos, estás en la conversación en los atrios y en la nostalgia del hijo tuyo que está lejos. Eres Cuaresma, la ocasión del encuentro y reencuentro de los amigos que comparten lo mismo, cada año igual y sin embargo cada año distinto; cucuruchos todos que a pesar de las diferencias y distintos uniformes, nos une el sentimiento único de ancestral celebración…  eres simplemente nuestra

cansado….

Imagen

Este es un post que lleva varios meses en mi cabeza y en mi corazón. Hoy se los comparto…

A veces pienso que debo retirarme de las procesiones, que debo colgar el capirote y dejar que sean otros –mas jóvenes, mas entusiastas – los que acompañen a Jesús en sus procesiones. Esta forma de pensar me asalta cuando me siento cansado de estar cansado; cuando me decepciono de algo que sucede en un cortejo, cuando los argumentos de novedades que transgreden la tradición son aceptados por la mayoría como si cualquier cambio estuviera bien. Me abruma la manera en que la explosión demográfica de cucuruchos ha causado una merma en el conocer lo que se está haciendo y entender porque lo hacemos; me cansa el ver muchachas con casco y paletina en pleno jueves santo, me aturde ver cucuruchos tirados en el quicio de la puerta, durmiendo y descansando, pero dando una imagen deplorable; me afecta ver el desorden en las procesiones, el irrespeto y la falta de silencio; me molestan los gritos de los vendedores, las campanas de heladeros y los bocinazos de los carros vende pizza, justo en el crucero en que Jesús hace su cambio de turno. Me cansa estar cansado de tanta cosa absurda que se ve en filas, de tanta innovación casi ridícula; me molesta que las procesiones hayan pasado de ser un asunto particular, de devoción familiar y de un circulo muy cercano de amigos a ser una grave situación de masas, en donde el mensaje, la reflexión y ese momento con Él, es cada vez mas difícil de encontrar.

Pero entonces, es cuando mis hijos ponen marchas fúnebres, mi pequeña sobrina me enseña su nueva madrileña blanca, mis otros sobrinos me empujan a las filas y el más joven de ellos me llama para decirme que acaba de dar el alto y me doy cuenta que vale la pena, que mientras en filas haya un pequeño brote de genuina devoción, mientras lo absurdo en un cortejo no opaque la esencia del mismo, mientras hayan cucuruchos como mis buenos amigos de filas, no hay motivo para estar cansado. Es cuando una vez mas y cada año decido postergar el retiro, hasta que Él decida descartarme en definitiva de las filas.  A veces me siento cansado de estar cansado, me asalta la decepción y me abruma el calibre de los cortejos. Una marcha, un abrazo cucurucho, la esperanza hecha niños y niñas y la devoción de los amigos me regresan a la incomparable trascendencia de la Semana Santa.

Esa motivación sin embargo, no me alcanza para intentar acompañar procesiones fuera del tiempo cuaresmal; antes lo hice y creo que es momento de detenerme y meditar. Así que allí me verán, esperando en la acera a Jesús, caminando un par de cuadras con Él por el lado de la calle, saliendo a su encuentro una y dos veces y yendo –como no- atrasito de Jesús y muy cerca de la banda; y quien sabe, porque solo Él es dueño de nuestras cosas y decisiones que de vez en cuando me vean también esperando el anda, formado en el turno

Esta determinación que quise compartirles hoy, es a lo mejor la primera señal de que voy a empezar a caminar menos en los cortejos, pero también es un intento  de caminar mejor; no dejo de ser cucurucho, simplemente a veces me siento cansado de estar cansado y eso, por supuesto,  no tiene nada que ver con el amor y la devoción que tengo y tendré por siempre a las  devociones cuaresmales de Guatemala. No me retiro, simplemente decido variar mi quehacer cucurucho. Si es la voluntad del Buen Dios, habrá muchos Semanas Santas para ir con Él. Mientras tanto, amigos todos, nos vemos por allí….

Sucedió en una…

Imagen

Sucedió en una ciudad al Norte de México; él había sido enviado por el lapso  una semana a una convención comercial y de negocios, representando a la firma  en la que laboraba desde hace algunos años.  Eran días fríos, los últimos meses del año es por aquellos lares, más intensos en cuanto al descenso de la temperatura.

Las conferencias era, como sucede en estos eventos, unas muy buenas y otras en las que el tedio avanzaba tanto, que parecían una siesta con los ojos abiertos; nuestro amigo, un cucurucho de más de treinta años en filas, discurría entre platicas y material audiovisual comercial y de trbajo, con las fotografías de su Semana Santa que archivaba en la computadora portátil y su vista –y corazón- se dirigía contantemente al cromo en miniatura de Jesús de La Merced, “El Mero Jesús”  que  se guardaba cariñosamente en su porta documentos, entre tarjetas, billetes y notas de facturas.

El coffee break era momento mas que oportuno, para estrechar los vínculos con los colegas, para descansar un poco el ánimo y también para refrescar en su memoria (como solemos hacer los cucuruchos) las vivencias de Cuaresmas pasadas y reinventar un futuro que lleva aroma de corozo y se viste de morado.

En un momento de tantos, justo el último día de conferencias  al ingresar al elevador del hotel, nuestro cucurucho como un asunto reflejo y natural en nosotros, casi de manera inconsciente, sin que la mente lo piense pero el sintiendo en el corazón, silba las primeras notas de “Jesús de San Bartolo”…. Y así como un asunto casi surreal a miles de kilómetros de Guatemala, desde el fondo del cubículo del ascensor se deja escuchar el silbido de las notas siguientes que responden así a la alabanza hecha silbido. Sorpresa y un sentimiento de felicidad íntima por el encuentro con un hermano que ambos palpitan; nuestro cucurucho vuelva la vista y se encuentra con un guatemalteco que con una sonrisa de aprobación le dice ¿de Guatemala? ¿cucurucho?… como respuesta un estrechón de manos que se convierte en un abrazo de esos que los cucuruchos conocemos tan bien.  Dos personas, dos varones que prácticamente se desconocen, se tratan como iguales ante la inminente fraternidad que ellos saben van a compartir desde ese momento hasta quien sabe cuando…

El que parecía un breve saludo y un intercambio de ideas, se convierte en la vivencia de un almuerzo entre colegas; él le cuenta a nuestro cucurucho que vive allá desde hace siete años; le relata con un nudo en la garganta que en ese tiempo solo ha podido venir a Guatemala en Semana Santa en dos ocasiones; que nuestro amigo cucurucho no tiene idea de lo que es un Jueves Santo en la lejanía y sentir una auténtica nostalgia cuando el viernes Santo a las tres de la tarde se está levantando al Sepultado del Calvario; que cada Domingo de Ramos piensa, imagina y trata de vivir ”su procesión” … la interna, siguiendo los pasos del Rey del Universo; que echa de menos el batido en las velaciones, el aroma del incienso y del corozo; que extraña tanto todo, pero que lo que más le hace falta es la presencia de su familia y sus amigos.  El destino le ha llevado a esas tierras a trabajar en una muy importante empresa comercial y que al momento de aceptar el cargo lo más dificultosos fue saber que iba a tener que colgar el capirote por algún tiempo.  Le comparte que la tecnología ha sido un consuelo incomparable, que leer de Semana Santa y ver las fotos que se publican, es una manera de pretender estar acá, que muchas veces los audífonos le hacen vivir la salida o entrada de alguna procesión y entonces el cuerpo se le desarma y llora… como un niño, como un cucurucho.

Nuestro amigo cucurucho, lamenta este encuentro se haya dado en el último día de convención; intercambian teléfonos, correos, pines y demás, para estar en contacto; hay promesa de que cuando el “cucurucho mexicano” venga a Guatemala, habrá celebración, encuentro, abrazo y esa felicidad que solo nosotros, -locos por la pasión- entendemos. Hay promesa del envió de los últimos CD´s, de las revistas que se editen en el 2012, de mantenerse al tanto y sobre todo de encomendarse mutuamente en las oraciones de cada día.

Nuestro amigo cucurucho regresa a su tierra, a su familia y a sus cosas; aprovecha el primer viernes que pasa aquí de vuelta a visitar a Jesús de Candelaria y comienza a valorar lo que significa para un devoto tener a “sus Jesuses y a sus Dolorosas” a la mano, tan cerca como unas pocas cuadras.

Pasa el tiempo y llega la cuaresma 2012, que –como todas- a los cucuruchos se nos pasa más rápido de lo que pensamos y de lo que creemos; llegó el Domingo de Ramos y nuestro cucurucho se prepara para una cita que no estaba planificada y que le retrasará el encuentro con Jesús de San José. A pesar de eso, toma el vehículo y se dirige a su destino, con una emoción que siente ajena pero que valora como propia; estaciona y espera. Sabe que Jesús ya esta en la calle y que debe apresurase. Tensión contenida que estalla en un abrazo de esos que los cucuruchos conocemos tan bien. Del aeropuerto al Centro Histórico, el amigo está en casa. Un encuentro, que mas que emotivo es dramático, se produce cuando los ojos del cucurucho ausente se posan en la imagen de Jesús, hay un llanto pausado que solo nosotros entendemos, un correr de lágrimas silenciosas que marcan las mejilla con las experiencias retenidas, una especie de emoción que es única y que no se puede describir… los cucuruchos somos cosa extraña, tan extraña que a veces ni nosotros mismos nos entendemos, tan particular como que cuando se decide a ser cucurucho, muchas veces no hay vuelta atrás, tan particular como que la lejanía nunca es obstáculo para ser cucurucho.

Apreciaciones del V Domingo del año 2012

Fotografía por fraternal colaboración de Giovani Minera

Y así como llegó se fue. El V Domingo de Cuaresma, es parte ya de la historia, del inventario personal de cada cucurucho y cada devota: en esta oportunidad voy a tocar algunos puntos que considero relevantes del cortejo, y también hoy escribiré, si se me permite, desde un punto de vista muy personal.
 Antes que nada quiero manifestar que quedo comprobado –una vez más- que a pesar de lo que muchos dicen, el cucurucho que de la ciudad de Guatemala, viaja a la Antigua, lo hace en su mayoría con una actitud de devoción auténtica; fue satisfactorio comprobar que la famosa medida del capirote antigüeño, fue atendida por la mayoría de los cucuruchos y que quienes no lo llevaban –sea por el motivo que sea- hacían la “modificación” adecuada a su capirote para hacerlo lo mas similar posible a lo solicitado.  SE cumple así una faena mas de devoción que para quien viaja de la capital, se traduce en un viaje para inscribirse, otro más para recoger el turno y finalmente el que se ocasiona el V domingo, con el gasto que involucra el transporte, la alimentación y en muchos de los casos el hospedaje, por ello creo que decir que somos cucuruchos de moda me parece ofensivo.
 Acerca del cortejo en sí, hay que mencionar el equipamiento de los Romanos, que elegante y novedosos, dieron una distinción especial a la procesión; cabe mencionar que  la forma tan elegante de vestir de la centuria, contrastaba con la forma en que los romanos que abren el cortejo interpretando las Fanfarrias, que a pesar de ser reciente, marcaba una diferencia abismal con el resto de los Romanos. Valdría la pena hacer el esfuerzo, para lograr la uniformidad total en este segmento tan importante de la procesión.
 El anda de Jesús de la Caída, realmente esplendorosa, con acabados y detalles sobresalientes y con un mensaje que a pesar de lo aparentemente complejo, se digería de forma muy fácil por el público espectador. Creo que por momentos los detalles… como los insectos que salían de la tumba y sobre la efigie que representaba a Lázaro, así como la “sangre” que manaba del pecho de los ibis que sostenían la plataforma donde iba El Soberano, distraían la atención y las personas se fijaban mas en esos detalles –muy bien elaborados y diseñados- que por la imagen de Jesús. Por lo demás, todo muy bien: la cruz rústica magnifica, la túnica sencilla acorde a dicha cruz y la presencia realmente soberbia dentro de la humildad de Jesús de San Bartolo. Mención aparte y análisis de los miembros de la Hermandad es acerca del plástico que sirvió para cubrir a Jesús, que a mi me pareció realmente improvisado y que se notaba que no había un plan diseñado para cubrir la imagen con prontitud y eficiencia.  El cambio de recorrido en la primera parte, me refiero a la entrada por la carretera, creo que fue positivo pues ocasionó mas orden en el cortejo
Hablando de cosas buenas y positivas tengo que mencionar la banda de música a cargo del maestro Luis Pirir, que iba “tronando” como decimos los cucuruchos y que cumplió a cabalidad y exactitud con el programa diseñado (que por cierto el reparto de los marcheros a última hora, provoco desorden) y que solo cambió por la presencia de la lluvia que obligó a  tocar marchas de memoria.  La banda de Luis, cada vez presenta una personalidad propia, mas allá de los sombretitos y la impecable presentación de los músicos; sino con calidad musical y la presencia del carácter de un joven director que ha logrado, posicionar a su conjunto entre unos de los 4 mejores del país.
 Otro aspecto a destacar, es el de los amigos, que con su cariño y simpatía me demostraron que celebrar el día del cumpleaños a los pies de Jesús de San Bartolo, es lo mejor que puede suceder y es que el V domingo es una procesión muy especial para mí, quienes me conocen bien lo saben, existe una conexión, que a pesar de la distancia me une a Jesús de San Bartolo y es el cortejo que me sirve para irme “kilometrando” para los días de la Semana Santa; esta vez no puede estar en la totalidad de la procesión, como no sucedía antes en los tantos años de ir el Domingo de Lázaro a la Antigua, tuve que salir antes y ver con satisfacción y alegría que fueron mis hijos y sobrino, quienes se encargaron de llevar hasta su dosel a Mi Jesús de La Caída.
 Ya en un ámbito meramente personal, he de decir que creo que esta Semana Santa, será atípica, que van a verme menos en las filas, mi presencia será –no por mi gusto- intermitente y que eso involucra sentimientos que, no puedo describir por no haberlos vivido, pero que si puedo imaginar por lo que aconteció el Domingo 25 de marzo de 2012.
Dios Sabe mas que uno y le pido -y les pido que le pidan- que me regale el bienestar necesario, para acompañarlo el tiempo que Él quiera en sus procesiones.
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 82 seguidores